Quimioterapia Adyuvante

La quimioterapia adyuvante es una forma de lucha contra el cáncer que combina diferentes formas de curación. Quimioterapia y radiación o quimioterapia y cirugía se usan juntas. Generalmente la quimioterapia se usa después que cualquier forma conocida de cáncer ha sido extirpado quirúrgicamente o mediante radiación. La quimioterapia adyuvante apunta a la destrucción de las células cancerígenas ocultas que aún permanecen y son indetectable.

Adyuvante quiere decir adicional. La quimioterapia adyuvante se administra a pacientes después del tratamiento inicial, cuando el doctor estima de que hay un riesgo alto de que el cáncer pueda retornar. Después de un tratamiento inicial de cirugía o radiación la quimioterapia adyuvante reduce el riesgo de reincidencia. La eliminación de células microscópicas cancerígenas que pueden haber viajado a otras partes del cuerpo es el propósito de la quimioterapia adyuvante.

Cuando la quimioterapia adyuvante no trae consigo una curación total, hace al menos que los intervalos hacia una recaída sean más largos. La quimioterapia adyuvante generalmente empieza de tres a cinco semanas después de la extirpación del cáncer y tiene diferentes tiempos de tratamientos dependiendo del tipo de cáncer. Para cáncer de mamas la quimioterapia adyuvante se administra de tres a nueve meses. En caso de cáncer de colon el tratamiento raramente dura más de seis meses.

Quimioterapia Neoadyuvante es la administración de fármacos antes de la cirugía o terapia de radiación. La reducción del tamaño en tumores grandes o prevenir la dispersión del cáncer por metástasis es el propósito de la quimioterapia neo adyuvante. Tumores de mamas, cabeza y cuello se pueden remover en forma más exitosa después que han sido reducidos por medio de la quimioterapia neo adyuvante.

La quimioterapia adyuvante se usa en:

  • Cáncer de mama
  • Cáncer de colon
  • Cáncer testicular
  • Cáncer de ovarios
  • Linfomas
  • Cáncer de pulmón
  • Cáncer de páncreas

Comúnmente se usa para cáncer de mama, especialmente bajo las siguientes condiciones: Cuando las células cancerígenas han sido halladas en los ganglios linfáticos durante la cirugía de remoción del tumor de mama, cuando hubo un tumor grande que indica alto riesgo de metástasis, en presencia de una patología agresiva y de grado alto, o si el tumor tiene receptores de hormona negativos. La mujeres por debajo de los 50 reducen el riesgo de recurrencia en un 35% mientras que las mujeres por encima de los 50 reducen el riesgo en un 20%.

Es difícil medir el éxito de la quimioterapia adyuvante en términos absolutos porque el tratamiento se administra en ausencia de cantidades detectable de células cancerosas.

Los pacientes que han pasado por una cirugía o radioterapia para liberar su cuerpo de cáncer generalmente se confunden cuando se les aconseja ir a una quimioterapia adyuvante. En lugar de atacar el cáncer que es visible a los rayos x, escaneo por TAC o pruebas de laboratorio, la quimioterapia adyuvante está diseñada como un tipo de seguro contra la amenaza de posibles células cancerígenas que puedan causar nuevos daños en otras partes del cuerpo. El temor a los efectos colaterales de la quimioterapia como perdía de cabello, náuseas o vomito son temas de deben ser escuchados y manejados.

El porcentaje de pacientes que reciben quimioterapia adyuvante depende de sus tipos de cáncer. El decidir si un paciente debería recibir la terapia, el beneficio posible se pesa contra la tasa de supervivencia sin la quimioterapia adyuvante. Se requiere una evaluación cuidadosa de la situación personal de cada paciente en colaboración con el oncólogo a fin de decidir lo mejor a seguir contra el cáncer. He aquí algunas preguntas que usted debe hacerle a su médico.

Tenga en cuenta que el régimen de dosis bajas de quimioterapia después del esfuerzo de un tratamiento primario no es quimioterapia adyuvante. Se le llama maintenance chemotherapy.