Quimioterapia de Mantenimiento

Los doctores han empleado durante mucho tiempo la terapia de mantenimiento en el tratamiento de casos de cáncer para proporcionar la mejor atención a los pacientes. Existen diferentes regímenes, pero la terapia de mantenimiento es casi siempre más leve y menos estresante para el cuerpo que la quimioterapia de primera línea, aunque solo sea porque las dosis son más bajas. La idea es evitar que el cáncer reaparezca, para evitar que crezca cualquier tumor indetectable. Y con la introducción de medicamentos de terapia dirigida con bajos efectos secundarios, el cálculo para la terapia de mantenimiento se vuelve más favorable. No es solo un sentimiento o una noción entre los oncólogos: los estudios han demostrado que la terapia de mantenimiento puede prolongar la esperanza de vida de los pacientes que han tenido algunos cánceres.

El plazo para la terapia de mantenimiento depende del oncólogo, el paciente y la compañía de seguros. No hay pautas profesionales y la terapia puede durar solo un par de meses o varios años.

Para los pacientes con cáncer avanzado en los que el tratamiento de quimioterapia primaria no ha producido una remisión, la terapia de mantenimiento a veces puede prolongar la vida útil. También puede aliviar los síntomas, en cuyo caso se trata de quimioterapia paliativa.

Cuando la terapia de mantenimiento de un paciente es similar en naturaleza a la terapia primaria (pero en dosis menores) puede ser llamada continuación de mantenimiento. Cuando se utilizan distintas medicinas se le llama mantenimiento de cambio.

La terapia de hormonas dada luego de un tratamiento primario puede ser considerado una terapia de mantenimiento.