Tratamiento Sistémico para el Cáncer

En medicina, el tratamiento sistémico se refiere a medicamentos o terapias que potencialmente afectan a todo el cuerpo. El tratamiento local aborda la enfermedad o lesión en un punto específico. El cáncer se puede tratar en ambos sentidos.

El tratamiento local se utiliza cuando el médico conoce o sospecha de la presencia de cáncer en una parte del cuerpo. Idealmente se hace en etapas tempranas del cáncer, antes de la metástasis. La cirugía y la radiación son tratamientos locales, al igual que la terapia tópica y la crioterapia, menos utilizadas.

El cáncer es potencialmente una enfermedad sistémica. Muchos tipos de cáncer permanecen locales. El sistema inmunitario del cuerpo o la intervención médica evitan que se propaguen. Los expertos estiman que el 50% de los cánceres descubiertos (diagnosticados) se propagan y se consideran metastásicos. La cirugía y la radiación no son prácticas para tratar el cáncer diseminado. La terapia sistémica, que incluye la mayoría de los métodos de administración de quimioterapia, funciona en todo el cuerpo y, por lo tanto, es más adecuada para tratar el cáncer generalizado. El agente de quimioterapia viaja a través del torrente sanguíneo (o quizás el sistema linfático) a todas las áreas del cuerpo.

Las desventajas son que se requiere más medicamentos de los que se usan para la terapia local y que, en consecuencia, los efectos secundarios son más graves. Además de la quimioterapia convencional, la terapia hormonal y el tratamiento de quimioterapia dirigida cuentan como terapia sistémica.

Los médicos recurren a la terapia sistémica para una variedad de objetivos, que incluyen

  • curar el cáncer / aminorar problemas a largo plazo
  • terapia paliativa / reducción en la severidad de los síntomas
  • terapia neoadyuvante antes de la cirugía / terapia de inducción antes de la radiación
  • terapia adyuvante después del tratamiento primario
  • extender el tiempo de supervivencia del paciente